martes, 7 de octubre de 2008

Amores Distintos


1. Ana es una chica de 19 años que se enamora de Rubén que tiene 35, tiene una esposa y una hija, y es profesor en la universidad a la que acaba de Ingresar Ana. Ella que es una chica de buenas costumbres (así dicen sus padres) se encapricha y hace que Rubén se vuelva loco por ella porque se aparece con sus escotes pendejos y su falda insinuante. Al finalizar el ciclo él la invita a cenar, ella acepta y desde ese día no pudieron dejar de verse. Él deja a su familia por su nuevo amor y ella se gana el odio de todo el mundo y el reproche de sus padres, a ella no le importa hasta que conoce a Sebastian, dos años mayor que ella, sin arrugas, no reniega de la vida y no tiene que mantener a nadie: Ana se va con él y Rubén se queda sólo, con el odio y la vergüenza, siempre pensando en ANA.

2. María reniega de la vida porque a sus 25 nadie la ha tocado. Ella sabe que no tiene ni de bonita, ni de interesante pero aún así albergaba la esperanza de que algún día alguien la quiera, o al menos le tenga ganas. Pero pasaron 25 años y nada; ni los más feos del salón de clase y el trabajo; sólo dos hombres se habían interesado por conocerla su papá y su mejor amigo, que era gay (pero que le trataba de subir los ánimos diciéndole que si le gustaran las mujeres se fijaría en ella) por eso María se enamoró de Fofo, su muñeco de peluche negro de nariz roja al que le lloraba y le contaba sus penas; Fofo era genial no hablaba y la escuchaba siempre; estaba en todas las etapas de su vida, cuando amanecía, cuando comía, cuando se graduó, cuando lloraba, cuando se masturbaba y sobre todo cuando no tenía a quien contarle las desgracias de su vida. Un día la mamá de María lavó a Fofo y a Fofo se le cayó la nariz; María dejó de amarlo porque ahora Fofo… estaba feo.

3. Sonia era muda pero su cabeza andaba llena de voces, ella pensaba que tenía cosas interesantes que decir pero se frustraba porque nadie la podía escuchar, su lenguaje con las manos era limitado y sentía que tenía más para dar. Arturo era sordo y hubiera dado lo que fuere por escuchar el mar, o las flores (él pensaba que las flores podían hablar), él también se sentía frustrado y le gusta andar por la playa con los pies descalzos. Un día conoció a Sonia, a los dos les gustaba la coca cola y los chocolates, se enamoraron desde que se vieron y sus conversaciones eran muy fluidas ella hacía movimientos con la boca y él la entendía; Sonia le contó perfectamente el sonido que emitía el mar, y le contó que las flores no hablaban; Arturo le contestó diciendo que ella era un flor.

4. Carlos tenía 32 años y era de esos hombres que pensaba en nunca enamorarse, para él la soltería tenía que ser eterna; Micaela era de las que buscaba el amor verdadero, le gustaban las rosas color rojo y adornar su cuarto de flores de distintos colores mientras cantaba para vencer las adversidades de la vida. Se encontraron y Carlos no podía creer que había encontrado el amor; Micaela (muy precavida y miedosa) se enamoró de Carlos pero no quería hacerse ilusiones. La Lucha de Carlos por que Micaela le diera el sí fue constante y duró casi un año. Micaela le dijo que sí cuando ya no pudo más y el corazón le pedía a gritos que dejara sus miedos atrás y se diera esa oportunidad. La primera noche Micaela optó por decirle la verdad, una verdad que se iba a saber de todas maneras. Carlos se volvió loco, no lo podía creer, el machista número uno, macho desde que nació se había enamorado de Micaela, que antes se llamaba Manuel. Intentó olvidarla pero no pudo, su corazón también le pidió a gritos que dejara sus miedos atrás y se diera esa oportunidad.

5. Andrés era el cura más querido del pueblo; hacia misas divertidas y con canciones contagiosas, las confesiones con él eran divertidas también, daba consejos que ningún cura daba, y perdonaba hasta a los peores porque así Dios lo mandaba. Lorena era una señora de 44 años que tenía todo bien puesto, ella iba a misa todos los Domingos, daba charlas de superación personal en las que invitaba al cura Andrés para que diera su testimonio de vida. Lorena sabía que el amor que sentía por Andrés era un pecado, por eso decidió que no podía declarárselo. Un mal día le diagnosticaron cáncer y el doctor le dijo que le quedaban tres meses de vida; Lorena, sin pensarlo dos veces, fue a decirle al padre todo lo que sentía por él, y Andrés no pudo más, había luchado contra ese amor muchísimo tiempo, y decidió pasar esos tres últimos meses con Lorena, meses en los que realmente fueron felices; él soñó con ella todo lo que no podía: tener hijos, una familia, una casa, un trabajo remunerado, y pensaba que todo iba a ser un simple sueño. Lorena nunca murió y hasta ahora todos en el pueblo y los doctores piensan que fue un milagro, la relación de Lorena y el padre se deterioró cuando este soñó que Dios le decía que volviera a la iglesia, que ya había cumplido su misión, salvarla.


D i a n a

8 comentarios:

melalavedra dijo...

bravazo ...
Gracias x distraer mi mente

Contadores de Cuentos dijo...

:D,
esa es la idea
¡Qué bueno que lo disfrutes!
Un Abrazo

D i a n a

xrerojasg dijo...

me encantaron los cuentos. siempre tu blog es un buen espacio para el desestres...

grax xD

elextra dijo...

me quede pegadazo.
cada una mas interesante y divertida que la otra.

muy buen blog:)

saludos, volvere a leerlos.

alfredo.

Contadores de Cuentos dijo...

Gracias por los comentarios

D i a n a
y
S e r g i o

RigelD dijo...

Bueno, bueno, bueno =D
los finales... son lo mejor, te descuadran el orden el cuento, me gustaron todos, aunque el 3 me parece que termina de forma muy perfecta, algo que no concuerda con los otros, que si bien tienen un final feliz, hay algo que no termina de comopletar esa felicidad. Muy bueno ;)

Contadores de Cuentos dijo...

Rigeld:

Gracias por el comentario. Sí a mi también me gustó más el tercero. es más tierno y de hecho hay una felicidad completa.

Un beso

D i a n a

olhos vermelhos dijo...

fabio vivio una infancia dura pasando poco tiempo con su madre y sin padre, aprendio de la calle pues ahi paraba todos los dias con compañeros de la via. Alejandra era una chica de su casa, tranquila, recatada y muy responsable. el tenia 17 y buscaba mejorar su vida pues hacia sufrir mucho a su madre, ella tenia un año menos que el y queria ser la mejor profesional del planeta.
Se conocieron, se gustaron y terminaron con las personas con las que estaban; ingresaron juntos, estudiaban juntos, pasaron cuatro años y medio juntos, soñando en vivir juntos y tener 2 bellos hijos.
lsa cosas no salieron como quisieron, terminaron, llevan 1 años separados ella tiene mas libertad que antes y sale mas seguido que cuando estaba con el, dandole mas tiempo y afecto a las dos peronas con las que ha estado este ultimo año, el.... lleva un año soltero, perturbado y sintiendose solo y triste.
lo bueno es que ahora el escribe y postea, hace radio y tiene verdaderos amigos, pero aun asi se siente miserable.

los leo.